Para Donar!
Imprimir
Email

AddThis Social Bookmark Button

 

Nuestra Primeras Reuniones



 



Primera Navidad en la Iglesia

 

 

Primeros Bautismos en Campamento Itacurubi

Nuestra Historia


El ministerio “Manos de Vida y Luz” con las personas sordas en el Paraguay iniciaron en forma conjunta la misionera Donna de Hastey y la Pastora Mirta Barreto. Donna por muchos años sentía un quebrantamiento por los sordos de Paraguay. En las reuniones de su misión mencionaba ese punto frecuentemente. “Y los sordos, ¿cuándo se iniciará una obra entre ellos? le preguntaba a los otros misioneros.


Hasta que un día ella decidió estudiar la lengua de señas. Esta experiencia la compartió en un retiro femenil. Decía “en este momento no hay iglesias evangélicas que trabajen con sordos. Hace 2 meses que estoy estudiando lenguaje de señas para iniciar un ministerio con ellos.” La pastora Mirta escuchó atentamente esas palabras, sentía esa carga por las personas sordas en su corazón. Y se dijo, “tengo que hablar con ella”. Pero después pensó, seguro que varias personas se acercarán a ella, y no quería hablarle sólo por la emoción, comprometerse, y no cumplir, pues, en ese tiempo la pastora Mirta estaba pastoreando la Primera Iglesia Bautista de Itaugua; una iglesia en pleno crecimiento, con muchos jóvenes, y un ministerio educativo escolar”.


Pasaron alrededor de unos 4 años y por diversas razones familiares Donna interrumpía sus estudios de lengua de señas. Un día ella le preguntó a Jesús. “Señor, es este tu plan para mi vida, o es algo que estoy haciendo sola. Si es tu voluntad quisiera que tu llames a una persona que sea paraguaya, y que sea un pastor”.


Ella se acercó a un pastor que tenia un cuñado sordo a ver si él era esa persona por la que estaba orando. Hubo mucha emoción, pero nada se concretó. Ella siguió orando y en una de sus oraciones escuchó al Espíritu Santo decirle “Háblale a Mirta”. Donna conocía a la pastora Mirta, pero se dijo, “Mirta está pastoreando una iglesia, además de muchos otros trabajos. Ella está muy ocupada”.


Donna siguió orando y la misma respuesta recibía “Háblale a Mirta”. Después de la tercera vez. Ella fue al colegio donde ella trabajaba y le preguntó “Mirta, te gustaría trabajar con sordos”. Ella respondió “Sí,” de forma inmediata porque cuando Donna le hizo la pregunta, sintió el mismo fervor por las personas sordas que en el retiro femenil 4 años atrás. Donna no podría creer esa respuesta afirmativa por que le hizo la misma pregunta 3 veces. ¡La pastora Mirta Barreto era la persona que Dios había elegido para iniciar con ella el ministerio con los sordos!


Así fue que en el años 1997 La pastora Mirta y Donna Hastey comenzaron la fascinante aventura en el mundo de los sordos. Una semana después de esa conversación iniciaron las clases de lengua de señas. Los primeros 2 años estudiaron con Mamucha, una profesora sorda. A fines del año 1998, quisieron hacer la interpretación del video “Jesús” en lengua de señas del Paraguay (LSPY). Se dedicaron a solicitar el permiso requerido, a la traducción del texto por 6 meses y la filmación posterior. Luego decidieron iniciar la primera reunión con los sordos mostrando la película “Jesús” en LSPY el 7 de mayo de 1999. Invitaron a todas las iglesias evangélicas de Asunción y sus alrededores. Asistieron 3 sordos y unos 12 oyentes. Así de a poquito, visitando el Centro de Sordos del Paraguay, las casas de los sordos, iniciaron los contactos con las personas sordas.


Para la primera reunión pedimos a la Iglesia Bautista La Nueva Jerusalén que nos prestara su templo, después de unos meses nos mudamos al Centro Médico Bautista, pero al crecer el grupo volvimos a la Iglesia La Nueva Jerusalén hasta mayo del 2006. A partir del 25 de mayo del 2006 tenemos las reuniones en el local de la Convención Bautista del Paraguay los domingos a la mañana.


Donna trabajó con nosotros por 3 años, luego de ese tiempo tuvo que volver a los Estados Unidos. La pastora Mirta Barreto siguió adelante con el ministerio, contactando con las personas sordas, realizando estudios bíblicos caseros en sus casas, formando personas tanto sordas como oyentes para el ministerio de y con los sordos. Dios bendijo el ministerio y en el 2007 se iniciaron 3 puntos misioneros en diferentes ciudades del gran Asunción, una en Luque, otra en San Lorenzo y otra en Lambaré. Además, 3 sordos y 2 oyentes comenzaron a estudiar en el Seminario Teológico Bautista para dedicarse al ministerio de la Palabra. En septiembre del 2007 fue ordenado al ministerio pastoral Gustavo Benítez primer pastor sordo, quien bajo el mentorazgo de la pastora Mirta se inició en el ministerio pastoral. A partir del 2008, 24 personas de la iglesia iniciaron sus estudios en el Programa de teología de los sábados del Seminario Teológico Bautista.



En el 2008 Dios nos bendijo con la adquisición de 4 terrenos en la ciudad de Aregua, y en el 2009 con 3 terrenos en la ciudad de Limpio. En Febrero del 2010, los anexos de Limpio y Aregua solicitaron su independencia como iglesia quedando el hermano Julian Pesoa como obrero en la Iglesia Bautista de Sordos “Manos de Jesús” de Limpio; la hermana Ruth Salinas como obrera en la Iglesia Bautista de Sordos “Manos que Resplandecen” de Aregua; y el pastor Gustavo Benítez en la iglesia Bautista “Manos de Vida y Luz” de Asunción. La pastora Mirta Barreto sigue en este extraordinario ministerio como pastora consejera de las iglesias de sordos y como coordinadora del Proyecto de Traducción de la Biblia a la Lengua de Señas del Paraguay.


Dios está bendiciendo la obra de y con los sordos en Paraguay, contamos con 4 puntos misioneros más en Ñemby, otros en San Pedro, San Lorenzo Reducto y Coronel Oviedo. “La mies es mucha, pero los obreros pocos.” Deseamos que nos apoyes en oración para que Dios envíe personas consagradas que quieran involucrarse en este ministerio precioso.

 

S5 Box

Conectarse

Registrarse

*
*
*
*
*
*

Fields marked with an asterisk (*) are required.